Poesía

Silencio

Cuando dijiste todo lo que quiero
es silencio, en mi cabeza
se formó una imagen
fácil: una grieta
que comenzó siendo una línea
débil como un cabello
fue abriéndose con el tiempo,
imitando a esas placas de hielo
que se parten para dejar comer al oso
y que luego de separarse se disuelven,
y al no tener más forma olvidan
en la corriente aquella vida sólida.